El festín de la flama (antología poética)


13 x 20 cm. 232pp., 2012
isbn | 978-607-7735-36-6
Precio | 160.00 | US 12.30
Género | Antología poética
Colección | Azor
Coedición | Universidad Autónoma de Nuevo León
Prólogo y selección | Rodolfo Häsler

La publicación de esta antología pone a la luz la obra poética de Blanca Wiethüchter (La Paz, 1947- 2004), una de las mayores poetas bolivianas.En la poesía esencial de Blanca Wiethüchter respiran las preguntas por el lenguaje humano y por el lenguaje poético en particular. Es una poesía que, interrogándose a sí misma, interroga por las posibilidades de la palabra. ¿Cuánto sabe la palabra? ¿Cuánto recuerda, cuánto mira, cuánto instala? ¿Cuánto trae la palabra?Blanca Wiethüchter tuvo padres alemanes y su lengua de infancia fue el alemán; apropiarse del español significó para ella realizar un movimiento de viraje hacia la presencia tutelar y nutricia de su presente, ir de la lengua heredada a la lengua que lame, restaura, ora. Al elegir escribir en español, la poeta trastocó la sangre y la tradición en paisaje de pertenencia más antigua: Achachila, padre… A tus labios calientes confiamos el regreso del encantamiento.

El festín de la flama es la invitación que el poeta Rodolfo Häsler nos hace a ingresar en un riguroso universo escritural, es el anuncio de una interrupción y de un detenimiento: pues aquí lo flamígero ilumina, calcina, incendia para nacer de adentro / como mineral. Ésta es la disposición de espíritu a la que estaríamos llamados por esta poética que, haciéndose cargo del don —esa piedra desconocida y verbal… como un carbón por lo negro / como un carbón por lo quemante…—, asiste al tiempo.

Vilma Tapia Anaya

**

Blanca Wiethüchter | La Paz, Bolivia, 1947-Cochabamba, Bolivia, 2004 || Poeta, crítica literaria y ensayista. Egresada en Letras de la Universidad Mayor de San Andrés y en Ciencias de la Educación de La Sorbona, obtuvo una maestría en Literatura latinoamericana en la Universidad de París, Francia. Fue editora del suplemento cultural La Hormiga Eléctrica (La Razón), así como de las revistas literarias Hipótesis y Piedra Imán. Fue directora de las editoriales Hombrecito Sentado y Mujercita Sentada. Fue cofundadora del espacio cultural Puraduralubia (1993); docente de la Universidad Católica Boliviana y del Taller de Escritura Creativa de la Universidad Mayor de San Andrés, de la que luego fue directora. Publicó, en poesía: Asistir al tiempo (con prólogo de Jaime Sáenz, 1975), Travesía (1978), Noviembre79 (1979), Madera viva y árbol difunto (1982), Territorial (1983), En los negros labios encantados (1989), El verde no es un color (1992), El rigor de la llama (1994), La lagarta (1995), Sayariy (1996), Qantatai (1996), La piedra que labra otra piedra (antología, 1999), Ítaca (2002), Luminar (2005) y Ángeles del miedo (2005). En novela: El jardín de Nora (1998). En ensayo y otros escritos: La estructura de lo imaginario en la obra poética de Jaime Sáenz (1976), Memoria solicitada (1989, 1992), En el aire de navegación de las montañas (1992), A manera de prólogo (1993), Hacia una historia crítica de la literatura en Bolivia, volúmenes I y II (coautora con Alba María Paz Soldán y otros, 2002) y Pérez Alcalá, o los melancólicos senderos del tiempo (1997).
***